viernes, 19 de septiembre de 2008

El Capitán Flint

J. Flint - la J se supone que hace referencia a Joe o Joseph-"el bucanero más sediento de sangre que jamás ha existido" en palabras de Stevenson, capitán del barco pirata The Walrus, fue quien escondió el tesoro en una supuesta isla de las Indias Occidentales. Tras enterrarlo, mató a los seis hombres que le acompañaron en la tarea y dibujó un plano del lugar para volver algún día a recuperar el botín, una gran cantidad de dinero en efectivo (700.000 libras de oro, lingotes de plata, joyas y un arsenal con armas de todo tipo). De vuelta al barco, esconde el plano en un cofrecillo que posteriormente, al morir Flint, va a parar a manos del timonel del Walrus, Wlliam Billy Bones. El recorrido posterior del mapa hasta llegar a manos del joven Jim Hawkins, desencadena una trama de aventuras e intrigas que, seguramente, Flint jamás llegase a imaginar ni bebiéndose todo el ron de las Antillas.
En cierta ocasión se le oyó decir que no temía a nada ni a nadie, excepto a su contramaestre, Long John Silver, quien más tarde bautizaría burlonamente a su loro con el nombre de Capitán Flint.
Se le adjudica una larga y fructífera carrera de piratería, al menos 25 años. Su tripulación - "la tripulación más bárbara que hay a flote"- estaba compuesta por hombres sin piedad, terribles y ricos... si hubiesen podido mantener en sus manos el dinero que robaban. Tras enterrar el tesoro su historia se vuelve difusa, aunque parece que toman rumbo a las colonias inglesas del norte de América, concretamente a Georgia. Se cuenta que murió de una sobredosis de ron en The Pirates House, una fonda localizada en la ciudad de Savannah(1), donde Flint llegó enfermo. Antes de morir en su habitación del piso superior de la fonda, su fiel Billy Bones decía que le oyó gritar "Darby McGraw!... fetch aft the rum, Darby...!"*. A pesar de ser un personaje de ficción, muchos habitantes del lugar juran que el fantasma del viejo pirata vaga por los alrededores en las noches sin luna. La mayor parte de la tripulación vuelve a Inglaterra disponiendo de su parte del tesoro no enterrada y, exceptuando a John Silver, la gastan en muy poco tiempo, corriendo suertes diversas.
Cabe señalar que R.L.Stevenson ideó el personaje a partir de los rasgos de varios piratas descritos por el Capitán Charles Johnson, ya citado en anteriores entradas (al parecer, un pseudónimo usado por Daniel Defoe) y que, a pesar de presentarlo ya muerto, sus acciones en vida sirvieron de prólogo a la búsqueda del tesoro, convirtiéndose así en el principal precursor- en la sombra, si se quiere- de la historia.


*Darby McGraw... trae el ron cerca (de la rueda) del timón, Darby

Notas:
(1) Savannah es la ciudad más antigua del estado de Georgia, fundada en 1733 por J. Edward Oglethorpe con colonos escoceses en su mayoría. Unos meses después llegan algunas familias judías sefarditas, de España y Portugal, huyendo de la Inquisición. En 1751 se convierte en la capital de la colonia de Georgia, colonia que no sería declarada como posesión de la corona británica hasta 1752, pasando a tener un gobernador oficial; anteriormente había estado gobernada por un consejo de personas relevantes, alrededor de la figura de Oglethorpe, en representación de los intereses comerciales de la corona. Esto explicaría la falta de actuaciones judiciales contra los posibles piratas y otros maleantes durante el período de desarrollo de la colonia. La posada en cuestión servía de lugar para cerrar tratos y para reclutar hombres que quisieran embarcarse. Se dice que en el sótano que servía de bodega para el ron, existía un pasadizo que comunicaba con un túnel, que a su vez terminaba en el embarcadero y que servía para que los piratas escaparan sin ser vistos en caso de redada.

5 comentarios:

Jaime Garcigonzález dijo...

Tomy,cántame el cántico del cofre deñ mueto,pisha.Tá bonito ese cántico, hombre!

Jaime Garcigonzález dijo...

deñ?

Jaime Garcigonzález dijo...

mueto?

Joé con los main!

El Ratón Tintero dijo...

¡De la de cosas que me estoy enterando!
Te veo muy instruido y documentado, a parte que lo cuentas muy ameno.
Es un tema e historias que jamás me hubiera dado por leerlas. Así que gracias por el descubrimiento.

Tomás Ingelmo dijo...

Jaime,creí que habías cogido rumbo a las antípodas (por lo menos).A mí también se me aflojan los dedos,tío, tranquilo.Vaya, parece que la cosa está mal con alguna fémina...y por lo que veo ha sido serio. Anímate y pasa de ella, tocamos a 3 pa ca uno.

ratón tintero, lo que no te voy a decir es donde está el tesoro; a nadie ¡por todos los mounstruos del averno!