martes, 28 de octubre de 2008

Barbarroja (4ª Parte)

(X)




~ Crece la Amenaza~







(x)

Después de las derrotas sufridas y de los territorios perdidos en la contínua guerra contra los turcos, el emperador Carlos estaba agontando su cupo de paciencia(1). Entonces, en 1540, contacta en secreto con Barbarroja. La idea era sobornarlo para que cambiase de bando y trabajase para los intereses españoles; al fin y al cabo sus orígenes de corsario podrían ayudar a convencerlo ya que, aunque musulmán, se le consideraba un pirata y prácticamente un mercenario del Imperio Otomano. Se le ofreció el puesto de Almirante en Jefe de la flota española en detrimento de Doria, a quien había derrotado y burlado en más de una ocasión, así como también ser el gobernador de los territorios españoles del Norte de África. A pesar de tan goloso ofrecimiento, Barbarroja no accedió a esta "petición" del Habsburgo, quien bastante encendido en su ánimo por tantas contrariedades, en 1541 reunió considerables ejército y flota, comandados por él mismo en persona, con los que atacó y sitió Argel en el mes de Octubre. Esa fue la respuesta de Carlos I ante el despecho mostrado por Barbarroja(2).Antes, en 1540 el almirante turco había derrotado a una flota española frente a Gandía (Valencia).

Muelle del Puerto-Argel

La época del año no era la más propicia para navegar y así se lo aconsejaron al emperador el almirante Andrea Doria y un ya entrado en años Hernán Cortés, llamado por Carlos I para la ocasión. A pesar de los prudentes consejos, la campaña se inició.
La plaza fue asediada por tierra y mar pero, en medio de la campaña, una violenta tormenta obligó a Doria a retirar la flota hacia mar adentro, naufragando gran parte de ella en la maniobra. Los infantes, al verse desprovistos del apoyo artillero desde el mar y ante la inposibilidad de verse relevados en la lucha por tropas de refresco, intentaron el asalto directo: nuevo fracaso. Carlos I tuvo que retirarse, sufriendo sus tropas considerables pérdidas en hombres y material, aparte de cundir una bajísima moral entre ellas, desilusionadas por tanto esfuerzo en vano(3).Este hecho de armas se conoce como Jornada de Argel y junto con la Jornada de Túnez (ver 3ª parte) son las llamadas Jornadas Africanas del Emperador Carlos(4).

(x)

Tras dejar Argel bajo el gobierno de su ahijado, Hassan Agha, un eunuco renegado originario de Cerdeña, vuelve a Estambul, donde goza de una inmensa fortuna con la que se manda hacer un lujoso palacio y una mezquita. No obstante, este retiro sería eventual y pronto pasaría de nuevo a la acción.
En 1543 una flota compuesta por 210 naves (70 galeras, 40 galeones y 100 barcos más entre jabeques y otras menores) y una fuerza de 30.000 hombres, entre ellos 14.000 infantes turcos ,al mando de Barbarroja, cruza el Mediterráneo rumbo a Marsella, para unirse con las tropas de Francisco I de Francia y atacar conjuntamente Niza, entonces en manos de Carlos I, y arrebatarle la ciudad a los españoles(5). Antes de llegar a Francia, se "entretiene" asaltando varios puertos italianos y españoles, total, le cogían de camino.
Al cruzar el estrecho de Messina se detiene en Reggio di Calabria e insta a Diego Gaetani, gobernador de la ciudad, a que la rinda y se la entregue, a lo que Gaetani responde con un cañonazo que mata a tres marinos turcos. Mal asunto: el Gran Almirante Otomano se enfada bastante con la respuesta y sitia y toma la ciudad.


(x)

No contento con eso y con tiempo por delante para llegar a su destino francés, se dirige a Campania y al Lazio, donde realiza algunos desembarcos. Alcanza la desembocadura del Tíber y -esta vez no era una incursión para causar el terror- amenaza con entrar en Roma e invadir el Estado Vaticano. Cuando todo parecía estar perdido para la Cristiandad, Francisco I interviene en favor del Papa y evita lo que era una invasión casi segura(6). La flota turca se retira camino a Francia, no sin antes dejar su rastro de desolación por varias islas del Mediterráneo y por asentamientos costeros de Italia y España.
En agosto de 1543 llega a Niza, la ataca por mar y tierra -con la colaboración y beneplácito de Francisco I- y termina tomándola. Una vez conquistada la ciudad, se dirige a Île Sainte-Marguerite, en Antibes, cerca de Cannes, para reparar sus naves y preparar nuevos ataques a las zonas costeras de territorios enemigos(7).

Nice -1543 (x)

Desde esta base provisional se lanza contra San Remo, con saqueo e incendio de la ciudad, y otros puertos de Liguria y del Golfo de Génova, la cercana Mónaco y La Turbie (en Monte-Carlo). Pasó el invierno con sus tropas en Tolón, aunque desde allí, eventualmente, enviaba a algunos de sus barcos a bombardear las costas españolas(8). Por fin, en 1544, Carlos I y Suleymán "El Magnífico" firman una tregua. Sin embargo, antes de regresar a Estambul, Barbarroja vuelve a bombardear algunas ciudades costeras europeas, con la escusa de que no formaban parte del Imperio Español. De todas formas, a la pesadilla del Mediterraneo no le quedaría tiempo para mucho más: el fin de sus días estaba próximo. Aunque todavía mucho tiempo después de su desaparición, el Imperio Otomano seguiría siendo la mayor amenaza a la que se enfrentaría la Europa cristiana.
En Estambul, Suleymán I esperaba a su mejor soldado y máximo hostigador de los enemigos de la Sublime Puerta(9).

(x)


(Continuará)

Notas:

(1) Aparte del problema que representaba el Imperio Otomano, el emperador se enfretaba en Europa a las guerras contra Francia, las revueltas en Flandes, los conflictos con los reformistas luteranos y la Liga de Escamalda -Schmalkaldischer Bund, formada por príncipes luteranos dentro del Sacro Imperio Romano-Germánico con la intención de ocupar su lugar- las conquistas en América y otros conflictos internos en sus extensos territorios.

(2) Esta versión está enfocada desde fuentes históricas turcas. Sin embargo, el punto de vista del bando español, difiere de lo arriba expuesto. Veamos la otra versión:
El Papa había intentado disuadir a Carlos de la necesidad de atacar a los turcos en el centro de Europa, ya que, tras la caída de Budapest y del control otomano de las costas del este del Adriático, los teritorios del vaticano estaban muy cerca de la amenaza del infiel. Sin embargo, debido a la cercanía del norte de África, desde hacía tiempo que España sufría lasincursiones berberiscas, ahora aliados del turco, por lo que la preocupación del emperador español era doble.
Por otra parte, Andrea Doria y el Marqués de Vasto también intentaron disuadirle, considerando que el verano estaba terminando y que la época de los temporales se acercaba.Pese a todo, al haber delegado el control de Austria en manos de su hermano, el Archiduque Fernando I, Carlos tomó la decisión de atacar Argel, la antigua base de los corsarios y ahora centro de las operaciones de la Gran Flota Otomana del Mediterráneo.
Está claro que aquí no se habla nada del intento de soborno y posterior cabreo del emperador con Barbarroja.

Carlos I de España y V de Alemania, A. van Dyck-1620

(3) En el Renacimiento, la caballería fue perdiendo terreno en favor de las armas de fuego y los escuadrones de piqueros. Es cuando hacen su aparición los Lasquenetes ( de la palabra alemana Landsknecht significa "siervo de la tierra" que se transformó luego en Lanzknecht, "siervo de la la lanza") soldados mercenarios. Era un cuerpo muy efectivo en la batalla, pero al ser soldados profesionales y no, como hasta entonces era costumbre, mesnadas dependientes de los señores feudales y los nobles, las cuales eran disueltas al terminar las contiendas, la disciplina y la obediencia no eran precisamente sus cualidades, debido a su carácter levantisco y díscolo. El emperador Maximiliano I (1459-1519), abuelo de Carlos, estableció una carta de derechos y deberes, así como un código señalando los castigos a la falta de disciplina. Esta carta se firmaba a la hora del alistamiento y se le juraba fidelidad al emperador y a su causa.



Estas tropas, al ser como hemos dicho, mercenarias, componían un ejercito permanente al que había que pagar su soldada, corriendo los gastos a cargo de las arcas del estado. Cuando el dinero no llegaba, era difícil controlarlos: su fidelidad al emperador estaba comprada, no se luchaba por una cuestión de lealtad. Aparecían entonces motines, actos de rebelión y, la mayoría de las veces, el saqueo indiscriminado de los lugares conquistados. Al no haber conquista, las posibilidades de obtener botín se esfumaban con lo que comenzaba a propagarse la desobediencia y desmoralización. En 1527, estos mercenarios de Carlos I saquearon el Vaticano, hecho que el Emperador lamentó públicamente, aunque no pudo hacer nada por detenerlos en su momento.

Los desastres militares de España en Europa –que no fueron precisamente pocos–, al impedir la obtención de botines de guerra, obligaban a voltear lánguidamente la cara hacia América, reclamándose “su” aporte a las causas imperiales, máxime cuando, como en muchas ocasiones, los ejércitos del imperio reclutaban masivamente a costosos mercenarios alemanes, italianos e incluso españoles.
(Alfonso Klauer, En Las Garras del Imperio - Descubrimiento y Conquista, Tomo I, cáp. 1-"Del Nombre de los Españoles")



(4)De estas Jornadas nos hablan los historiadores de la época, en concreto, Gonzalo de Illescas narra la de Túnez y Diego de Colmenares la de Argel. Ya se habían reforzado las posesiones españolas en el norte africano, desde tiempo atrás amenazadas por los magrebíes. En el anexo de miscelánea y textos históricos que se publicará al final de esta serie, se hablará de estos dos hechos. Como dato anecdótico y al hilo de la nota anterior:

En 1535, por ejemplo, con plata mexicana, Carlos V organizó una escuadra de 42 naves en la que se transportó al norte de África a 54 000 marineros y soldados. Esta incursión –si se la compara con el costo estimado del “segundo” viaje de Colón– pudo haber costado el equivalente a más de 7 500 millones de dólares de hoy.
(A.Klauer, obra citada nota ant.)

(5) Cuatro guerras sostuvo Carlos con Francia, cómo no, por motivos dinásticos y la consecuente reclamación de territorios, entre los que se encontraban el Rosellón y la Cerdaña-parte de la herencia aragonesa de Carlos I- y el Milanesado, base del conflicto en esta ocasión. Se firmaron treguas y tratados de paz, pero todas y cada una de las veces fueron rotos por el rey francés, Francisco I, como ya había hecho en otras ocasiones y con motivo de diferentes querras contra otrosest ados. Ante las contínuas palizas que recibía por parte de Carlos, que por aquél entonces había ocupado una parte del Ducado de Provenza, decide aliarse con el Imperio Otomano en su lucha contra los españoles, hecho que produjo un gran escándalo en la Europa cristiana; un escándalo que se hizo aún mayor cuando Francisco permitió a la flota turca hacer base en los puertos franceses de la zona, como veremos.
Ya en 1539, el emperador había pronunciado un discurso en español ante el Papa Pablo III y los cardenales y embajadores extranjeros en la Sala del Consistorio del Vaticano, manifestando sus deseos de paz y denunciando la actitud desafiante del monarca francés:

... Y esto y mucho más haré por la paz de la Christiandad y por que no tenga el Rey de Francia ocasión, si por otra cosa no lo haze, de hacer concierto y ligas con el Turco y con los infieles, de lo qual ellos serian los que gozarían, si Dios por nuestros pecados nos dexase un poco olvidar. Porque bie n sabe V. Sa., y a todos es manifiesto, los conciertos y concordias que havia entre el Rey de Francia y el Turco al tiempo que pasarnos a Ungría, donde Nuestro Señor nos hizo tan señalada merced de damos tan gran vittoria, como fué, sin calçar espuela ni dar golpe de spada, hazer retirar al Turco con un tan poderoso e innumerable exército como tenía. A donde embiamos a rogar [al Rey de Francia] que nos favoreciese e ayudase en la tal empresa; y nos respondió que, por estar muy fatigado y por no poder ayudarnos, que no partía; y embiámosle a rogar de nuevo, y como nuestro embaxador le supplicó que por lo que cumplía a la Christiandad tomase él la empresa de Coron, y a esto respondió de arriva: que tan presto no se podía hazer una tal armada. Savido por Nos su voluntad, hezimos la armada por mar, que a V. Sd. y a todos es nottorio, y sabemos que el Turco, con avisos del dicho Rey, se retiró sin dar vatalla. También creo que V. Sd. savrá, y si no, sépalo, que al tiempo que quisimos partir a hazer la empresa de Túnez, le embiamos a rogar, para sólo este effeto, nos prestase sus galeras. A lo qual respondió que no lo podía hazer, por quanto Barbroja hera su amigo. Y no solamente esto mas yo propio con mis manos tomé en la Goleta estas cartas que tengo en la mano, que las embiava a Barbarroja, en una fragata, el Rey de Francia, en las quales ay palabras de tan familiar amistad, quanto en ellas podrá bien veer quien veer lo quisiere.



(6)
Aunque ya hemos visto que Francisco I se alió con el turco, quiso hacer un poco "la pelota" al Papa apuntándose un tanto a su favor al interceder ante Suleyman, buscando equilibrar la balanza, entonces de lado de Carlos.
Precisamente ambos monarcas habían firmado una tregua en Niza, bajo los auspicios del Papa, en 1540, tras el discurso citado en la nota anterior.


Francisco I y Carlos I , Niza- 1540-Fresco de Tadeo Zuccari en Villa Farnese, Caprarola (1557-60)

(7)He aquí otra muestra más de deslealtad por parte de Francisco I, quien tras haber intercedido en favor del Papa, vuelve a prestar su apoyo a Barbarroja cediéndole el derecho a anclar y refugiarse en sus puertos, lo cual no hizo sino aumentar el escándalo ya iniciado en Europa, ahora con el enemigo infiel anclado ante sus propias narices. En Toulón, la población civilfue obligada a desalojar la ciudad para que sirviese de "posada" a los turcos e incluso la iglesia de Santa María fue transformada en mezquita por los soldados otomanos. Los comerciantes de la ciudad estaban obligados a aceptar dinero turco en las trasaciones.
Tras estos incidentes y al haberse anexionado España el Ducado de Milán, Francisco I se alía también a los protestantes alemanes e invade Saboya, dando lugar a la cuarta querra contra Carlos I (1542-1544)


Osmanlı donanması Toulon limanında ("Barbarroja en Toulon")-
Matrakçı Nasuh (¿-1564)

(8)En estos ataques ataca, saquea y/o destruye Mallorca y Mahón (por segunda vez en 9 años) Denia, Jávea-cuyos habitantes, hartos de soportar los asaltos beberiscos, se adentraron 2 kilómetros en tierra y amurallaron el recinto para refugiarse hasta 1877- Gandía, Vinaroz, Badalona, Cadaqués, Rosas, Palamós...




Ataque a Mallorca

Puerto del Barrio Gótico-Barcelona

Del ataque y defensa de Palamós, en un ataque perpetrado en 1542, tenemos un relato de Pere Trijueque recreado en los hechos reales narrados por los cronistas de la época. Veamos algún fragmento:

... hoy, 18 de agosto de 1542 (...) El rey Carlos, desde las Cortes que están reunidas en Monzón, ha enviado una carta dirigida a los jurados de la villa(...) Honorables señor alcalde y jurados, señores del Consejo, el rey Carlos nos informa que, según sus agentes franceses, hay una poderosa escuadra de turcos por el Mediterráneo y nos ordena que preparemos la defensa de la villa, informándolo inmediatamente del armamento y la gente de que disponemos (...) El escuadrón al que se refería el rey, no era otro que el del almirante turco Barbarroja. Desde que el año 1535, el propio rey Carlos lo expulsara de Tunez, Barbarroja se había hecho el amo de las costas de Italia. Había saqueado sistemáticamente toda la costa italiana, desde Sicilia hasta Niza, atacando también Nápoles. Precisamente, después de sitiar y saquear Niza, se quedó allí para organizar las futuras operaciones contra las costas del sur de Francia y de Cataluña.(...)
"Suplicamos a vuestra Ilustrísima que entregue un mandato expreso a vuestros vasallos de Calonge y a otros de fuera de esta villa que, bajo pena de muerte, vengan a recogerse con sus vituallas para defenderla y evite que su Majestad haga venir gente de guerra, puesto que nosotros, teniendo la ayuda de vuestros vasallos y la artillería y el trigo recogido dentro de la villa, enviaremos a las mujeres y criaturas a la montaña y moriremos aquí como fieles vasallos, defendiéndola. Palamós, 18 de agosto del año 1542. Vuestros humildes vasallos, el alcalde y jurados de Palamós". (...)
"Señor, vuestra Majestad tiene que saber que nosotros no tenemos artillería buena. Necesitamos algunas piezas de bronce para poder resistir a los enemigos de su Majestad. De otro modo, viniendo esta armada de enemigos, no podremos resistirlos. Por eso suplicamos a vuestra Majestad que, por la vía que le plazca, en nombre de esta Universidad, nos procure cuatro piezas, las que aquí han descargado las galeras del príncipe Doria para traerlas a la frontera de Perpiñán". (...)
Muchos huyeron, junto con todo lo que podían llevar consigo, hacia Vall-llobrega, Calonge, Palafrugell, Bisbal o más lejos, buscando refugio. Por otra parte, también salieron correos hacia Sant Feliu de Gixols para avisarlos de las escalofriantes noticias (...)¡¡ Alarma... Alarma... Alarma... los turcos!!..., gritaban algunos vecinos, bajando por la calle de los Molinos dirección a la plaza de la Villa (...) Habían instalado media docena de bombardas, desde el portal del Mar hasta la Caleta. Creían, en un intento desesperado, poder impedir que las naves entraran al puerto. Cada pieza estaba provista de suficiente pólvora y pelotas de hierro, que algunos vecinos habian comprado hacía tiempo en Girona por encargo de los jurados (...)
Palamós era una gran hoguera, muchas casas estaban ardiendo, pero los defensores todavía se mantenían en su sitio. Las pocas bombardas de que disponían habían tocado dos galeras, pero sólo les quedaba una en activo, cerca de la plaza de els Miradors, justo al lado el Palacio, que ya estaba medio en ruinas. Las otras estaban destruidas. En el muelle había dos barcos anclados: una galera del emperador Carlos y una nave grande del cura Perot de Calella, aparte de unos pocos laúdes escacharrados. Pero los disparos de los turcos iban dirigidos todos contra los muros de la villa. Debían pensar que las naves ancladas les serian de utilidad para la carga del botín que pensaban conseguir.
Los de Palafrugell entraban por el portal de la Bassa cuando los turcos ya habian desembarcado y estaban luchando contra los poco más de veinticinco defensores que quedaban vivos¡¡ A las armas... A las armas... !!, gritaban mientras subían por la calle Mayor
(...) Los turcos, comandados por el lugarteniente de Barbarroja, entraron por diferentes sitios a la villa de Palamós. Un numeroso grupo fue a la capilla de Nuestra Señora de Gracia, encima de la Punta, y tras bajar las campanas, destrozaron todos los altares y retablos, registrándolo todo en busca de objetos de valor.Otro grupo mucho más numeroso, al frente del cual estaba el comandante, entró dentro de la iglesia de Santa Maria. No les fue muy difícil encontrar el archivo, bajo el campanario, que era donde se reunía el Consejo de la villa, así como también encontraron toda la documentación de los presbíteros. Pero lo que no encontraron fueron los objetos de plata y oro que estaban muy lejos de ahí, gracias a la precaución de los jurados.Rojos de ira y en el nombre de Alí, los turcos destrozaron los libro de condes, pergaminos y toda la documentación, lanzándola al mar. Quemaron todos los retablos y altares, decapitaron un crucifijo de madera que estaba en la segunda capilla de la izquierda y después le prendieron fuego por los pies. Bajaron las campanas y rompieron todo lo que quisieron.

Unos pocos laúdes habían desembarcado junto la Caleta y los turcos entraron por el Mal Pas, cerrando el paso a un pequeño grupo de defensores en retirada, a los cuales tomaron y llevaron hasta la Plaza.Al oscurecer todo Palamós era una hoguera. Todas las casas habían sido abiertas y saqueadas.En la plaza se estaba celebrando un rito salvaje. Uno a uno, los pocos defensores que habían capturado vivos, eran torturados y quemados: Pere Roig, Jeroni Solís, Joan Serra, Antoni Bofill y otros de Palafrugell y Mont-ras. Al cura Joan Andreu, presbítero de Palafrugell, lo tenían atado a un palo y le habían clavado muchas flechas; después lo decapitaron, le abrieron la barriga y le arrancaron el corazón (...) Desde lo alto del monte de la Roca, sobre la masía Gorgoll, los ojos todavía rojos y llorosos de los pocos defensores que pudieron huir vigilaban todos los movimientos de los turcos, sin atreverse a pronunciar palabra. El recuerdo de lo vivido la tarde del sábado era demasiado reciente y no tenían deseo ni de comer (...) A lo largo del lunes los turcos recogieron todo lo de valor que todavía había en la villa y al oscurecer desplegaron las velas de sus naves, dirigiendo el escuadrón hacia el sudoeste. Antes, pero, lanzaron al mar aquel crucifijo decapitado que, por más fuego que le prendieron, les fue imposible de quemar.

.(Hechos, enredos, luchas y otros quebraderos de cabeza de un lugar llamado Palamós -1995)

(9) En estos capítulos ha aparecido varias veces la expresión "Sublime Puerta" para referirnos al Imperio Otomano. El nombre proviene de la propia puerta de entrada a las dependencias del gobierno y del Gran Visir en Estambul (Bab i Ali), situado cerca del palacio de Topkapi, sede del Sultán. En este lugar se oficiaban las ceremonas de bienvenida a los embajadores extranjeros, por lo que el término se aplicaba sobre todo al cuerpo diplomático del Imperio Otomano. Sin embargo, el nombre terminó significando el Imperio en sí.
La antigua puerta quedó dañada en un terremoto y fue sustituída por otra de estilo rococó, que es la que puede verse en la actualidad.











(x) Imágenes publicadas por cortesía de Muhteşem Denizcilik Tarihimiz

viernes, 24 de octubre de 2008

Barbarroja (3ª Parte)




~Alarma en la Cristiandad~






Estambul (X)


En 1534 Barbarroja sale de Estambul con 80 galeras, dispuesto a dejar claro quienes eran los que cortaban el bacalao en el Mediterráneo. En abril toma Patrás, Koroni y Lepanto, en manos de los españoles(1). Ese verano, cruza el estrecho de Messina y captura bastantes barcos en la zona de Reggio di Calabria, así como el castillo de San Lucido. Más tarde detruye el puerto de Cetraro y todos los barcos allí amarrados. Ataca Campania, saqueando Capri y Procida, previo bombardeo de casi todos los puertos importantes del Golfo de Nápoles. De ahí pasa al Lazio, arrasando Gaeta, para después desembarcar en Santa Lucía, Sant'Isidoro, Superlonga, Fondi, Tarracina y finalmente Ostia, en el Tíber y muy cerca de Roma: las campanas de todas las iglesias de la Ciudad Santa doblaron dando la alarma (echarían humo, que no es lo mismo ¡ joder con el barbas !). Sin embargo, no entraba en sus planes invadir la ciudad, sólo causar el terror (¡ menos mal, si no a ver qué seríamos nosotros ahora...!), por lo que de nuevo puso rumbo al sur, deteniéndose en Ponza -isla a mitad de camino entre Roma y Nápoles- Sicilia y Cerdeña.


Ruta de Barbarroja en 1534 (X)

Tras esparcir el pánico por esta zona del Mediterráneo, se dirige a Túnez, entonces gobernado por el sultán Muley Hassan, vasallo de Carlos I de España, a quien pone en fuga(2). Entonces, Muley Hassan le pide ayuda al emperador español, quien reúne 300 galeras en una fuerza conjunta hispano-italiana, con unos 24.000 hombres y, en 1535, retoman la ciudad norteafricana, así como también Böne (Annaba, la antigua Hipona de los romanos) y Mahdiya. En realidad, la toma de Túnez por parte de los españoles fue más producto del abandono turco que del esfuerzo de aquellos, pues Barbarroja, al ver que era inútil la resisitencia armada contra tan bien pertrechadas tropas, abandonó la ciudad antes que estas llegasen. Esta campaña se conoce en los anales como Jornada de Túnez.




Su destino sería de nuevo el Mar Tirreno, volviendo a desembarcar en Capri, donde reconstruyó un fuerte que él mismo había casi destruído en un bombardeo anterior, lugar que hoy día es conocido como Castello Barbarosa(3). Entonces volvió a Argel para aprovisionarse y rearmarse y, una vez reparados barcos y repuestas las pérdidas, se dirige a las costas levantinas españolas,y allí realiza varios desembarcos, atacando puntos de las costas catalanas y deteniéndose en las Baleares, donde arrasa los puertos de Mallorca y Menorca y captura varias galeras españolas y genovesas, liberando a sus remeros musulmanes(4).Los españoles intentan entonces la reconquista de Tremecén, pero son repelidos por el almirante turco.
Al año siguiente, 1536, Suleyman I llama a Barbarroja para que vuelva a Estambul y prepare un ataque contra el Reino de Nápoles, territorio de los Habsburgo. Asi lo hace y en 1537, las proas de la Flota Otomana al mando del temible Kaptân-1, asoman a las costas del sur de la Apulia (la punta del tacón de la "bota"de Italia). El primer sitio en sufrir la destrucción y el saqueo es Otranto, que cae en manos turcas y es arrasado. Los turcos toma
n también la ciudad de Ugento y la fortaleza de Castro (5).

Nápoles (X)

En agosto de ese año de 1537, a su flota se une la de Lüfti Paça, un vicealmirante, y entre ambas forman una gran armada que ataca y conquista las posesiones de la República de Venecia en el Egeo y el Jónico: Syros, Aegina, Ios, Paros, Tinos, Karpathos, Kasos y Naxos. Acto seguido ,se dirige a Corfú y lo conquista a los venecianos, haciendo después una nueva incursión en Calabria. Todas estas pérdidas empujan a Venecia a pedir ayuda al Papa Pablo III (6), convenciéndole de la necesidad de formar una "Liga Santa" contra el Imperio Otomano. El Papa reúne bajo la bandera de la fe cristiana a los Estados Pontificios, España, Sacro Imperio Romano-Germánico, República de Venecia y a los Caballeros de San Juan de Malta(7). Se reúne una gran flota, al mando de Andrea Doria, que sale al encuentro de la Armada turca: fracaso. Tras cercar a Barbarroja en el Golfo de Artá (Grecia), este consigue escapar, perdiendo los cristianos una oportunidad de oro para haberlo apresado, debido a las desavenencias entre italianos y españoles, pues aquellos alegaban aportar más barcos, aunque España aportaba más hombres. Barbarroja vence a la Liga Santa en la batalla de Preveza (septiembre de 1538) dando un golpe letal a los intereses venecianos y, por ende, a los del resto de países coaligados.

Batalla de Preveza- "Andrea Doria se rinde a Barbarroja" (Museo de la Armada Turca, Estambul)

Al verano siguiente conquista las últimas posesiones venecianas en el Egeo, varias islas de las Cícladas y Espóridas, entre ellas Esciros, sede del monte Olimpo. Reconquistó Castelnuovo (8), el castillo de Risan y Cattaro, todas ellas venecianas también, aparte de la fortaleza española de Sta. Veneranda, muy cerca de Pésaro. Todas las avanzadillas cristianas del Jónico y el Egeo fueron conquistadas. Finalmente, Venecia, impotente ante la superioridad de los turcos, firma un tratado de paz con Suleymán I en 1540, por el que se ve obligada a pagar 300.000 ducados de oro, amén de reconocer la propiedad de la Sublime Puerta sobre los territorrios conquistados.
El dominio turco en el Mediterráneo se prolongaría por más de 30 años, hasta la Batalla de Lepanto.
Mientras tanto, el Emperador Carlos de Habsburgo, hastiado también de tantas empresas frustrantes contra el turco, tramaba un golpe de efecto...



(X)
(continuará)

Notas:


(1) Estas poblaciones, hoy día territorio griego, habían sido territorios bizantinos y, a la caída del Imperio Romano de Oriente, corrieron diferente suerte. Patrás era una posesión de los Caballeros de Rodas desde 1387, pero en el siglo XV fue objeto de disputas entre éstos, Bizancio, Génova, España y los turcos, amén de otros intereses locales y vecinos de menor entidad y adscritos como aliados de alguno de los mencionados bandos en liza.Venecia , aliada de España, pasó a ocuparla y más tarde ésta la ocupó para fortalecer el paso del estrecho de Messina, teniendo Lepanto en la otra orilla.

Lepanto-Neupacto (X)

Neupacto ( Lepanto) pasó a manos de los venecianos en 1407, quienes la fortificaron. En 1477 llegó a resistir un asedio de cuatro meses por parte de los turcos, pero finalmente cayó en poder de Bayaceto II en 1499. Tras un corto período de dominio español, volvió a pasar a los turcos. En 1571 sería escenario de la famosa batalla, de la que hablaremos más adelante.
Koroni, situada en el extremo ocidental del Golfo de Kalamata, tambien fue una fortaleza veneciana, que debido a las alianzas, poseía una importante guarnición española.

Vista aérea de Koroni: en primer plano la zona donde se encontraba la antigua fortificación.

(2) Mulay Hassan había sucedido a Mulay Muhammad como Bey de Túnez. Éste había dado permiso a Barbarroja en 1510, para que hiciera base en la ciudad. Desde allí ya vimos cómo el corsario se adueñó de gran parte del norte de África y atacó numerosos barcos cristianos, vendiendo a sus tripulantes como esclavos o haciéndolos prisioneros para cobrar rescates. Barbarroja se autoproclamó Bey, pero poco después abandonó el lugar, con lo que los españoles restauraron el trono a Hassan, quien se convirtió en su vasallo y aceptó muchas de sus leyes.

(3) El lugar conserva hasta hoy día el mismo nombre.

Castello Barbarosa, Capri.

(4) En una próxima entrada hablaremos del sistema de torres de vigilancia que Felipe II mandó construir a partir de 1583. El motivo y origen de estas construciones hay que buscarlo en estos ataques que las costas españolas habían sufrido durante la época que ahora nos ocupa. Ya en 1527 los piratas habían atacado Badalona, capturando 27 prisioneros. Mahón es arrasada en 1535 *A partir de 1540 los ataques se harían más frecuentes y profundos, con desembarcos y saqueos de poblaciones costeras, más que el típico bombardeo de fortificaciones y bastiones. Muchos pueblos del litoral quedaban abandonados y sus habitantes buscaban una nueva residencia en las alturas, retiradas de la costa. La expresión de ¡moros en la costa! para indicar peligro, proviene de esta época. Barbarroja volvería más tarde y con más ferocidad a las costas levantinas, algo que veremos en el siguiente capítulo. En cuanto a las Baleares, por su posición, siempre fueron objeto de deseo por todas las naciones que accedieron al Mediterráneo. Tanto Carlos I como Felipe II habían estado más preocupados de la Armada turca y de las constantes alianzas de Suleymán con Francia, que de una posible invasión desde el norte de África por parte de los antes vasallos de la Sublime Puerta y ahora aliados berberiscos. Las Islas se fortificaron, pero aún así ofrecían muchos puntos vulnerables. Ya hablamos de las cuevas como refugios de piratas y lugar de escondite para sus botines, aunque ninguna noticia he podido recabar acerca de si cuevas como las de Artá se usaron alguna vez para encarcelar a esos mismos piratas por parte de las autoridades de las islas. De todas formas, eso cuenta el guía de estas cuevas cuando las muestra.

Cala en Menorca (X)

(5) Otranto se encuentra sobre el canal de su mismo nombre, muy cerca de Punta Palascia, el punto más oriental de la Península Itálica, a unos 72 kilómetros de la costa de Albania, frente a Vlöre, en una encrucijada que sirve de marca divisoria entre los mares Jónico y Adriático. Formó parte del Reino Normando de Italia y de allí partieron los 12.000 soldados de la Primera Cruzada. En 1282 pasó a la Corona de Aragón, con Pedro III. Durante el dominio aragonés se convirtió en un importante puerto de amarre para la flota aragonesa, que vigilaba las rutas comerciales entre Italia, con Sicilia y Cerdeña, y España, sobre todo con los puertos de Barcelona, Tarragona y Valencia. En 1480 fue atacada por los turcos, que según todos los indicios se dirigían a Brindisi, pero al ver lo débil de sus defensas, optaron por atacarla. El ataque era una represalia tomada contra Fernando I de Nápoles por ayudar a los Caballeros de Rodas, que resistían a los turcos en dicha isla. La guarnición, en franca inferioridad, optó por refugiarse en el castillo de la ciudad, pero éste cayó pocos días después. Se redujo a las mujeres y niños a la esclavitud y se obligó a los hombres supervivientes, unos 800, a renegar del critianismo, lo cual rehusaron hacer, por lo que fueron ejecutados cruelmente.

Turcos lanzando proyectiles humanos (X)

Especialmente brutal fue la ejecución del obispo, Stefano Pendinelli, que fue despedazado. Todos fueron beatificados en 1771 por Clemente XIV.
En 1484 fue ocupado por Venecia para ser más tarde Francia quien la obtuvo hasta que quedó incorporada a los dominios españoles en Nápoles.
En 1535 y en 1537 fue atacada de nuevo por los turcos, que antes habían destruído el cercano monasterio de San Nicola di Casole, que poseía una de las bibliotecas más completas de la Cristiandad y un taller para la copia de manuscritos.


Otranto en la actualidad


(6) Este Papa tuvo un gran protagonismo en su época. Aparte de formar la Liga Santa, convocó el Concilio de Trento, para frenar la Reforma. Creó el Santo Oficio en 1542 y con él, el primer Tribunal de la Inquisición. Aprobó la fundación de la Compañía de Jesús, de los Capuchinos y de las Ursulinas entre otras órdenes. También puso en marcha la creación del primer Índice de libros prohibidos por la Iglesia, publicado en 1559, y fue durante su pontificado cuando Enrique VIII decidió separar la Iglesia de Inglaterra de la Romana.La Legión Española, cuerpo de élite del actual Ejército Español, tiene una unidad de operaciones especiales en la localidad malagueña de Ronda que lleva el nombre de Alejandro Farnesio en honor al tercer Duque de Parma, quien luchó en Lepanto en 1571, biznieto de este Papa.

Insignia del Tercio Alejandro Farnesio

(7) Otra Liga Santa se había unido antriormente, en 1511, y había aliado a los Estados Pontificios, España, Inglaterra, Suiza y Venecia contra Francia. La que se formó para esta ocasión de 1538, quedó disuelta tras la derrota de Preveza y las discordias entre venecianos y españoles. Volvió a formarse otra en 1571, esta vez entre El Vaticano, España, Venecia y Génova contra los turcos, que conseguiría la victoria en Lepanto.


(X)

(8) Castelnuovo, en la costa Dálmata, hoy Херцег Нови - Herceg Novi (Montenegro). Esta ciudad había sido tomada por los tercios españoles en el período en que duró la Liga Santa, de 1538 a 1539. A pesar de las discordias, tomaron por tierra la estratégica posición, apoyados por tropas venecianas. Incluso Fernando de Austria se permitió el lujo de negarse a pagar el tributo que pagaba a los turcos, acordado tras el asedio de Viena por Suleyman I en 1529 y la posterior invasión turca de los territorios austriacos (Hungría, Serbia...) en 1532.

Batalla de Viena-1529

Los venecianos entonces pidieron la cesión de la plaza a Carlos I quien, por razones que los historiadores no acaban de explicarse, se negó a ello. Esta negativa provocó la disolución de la Liga Santa, quedando los tercios españoles solos ante el turco. Entonces Barbarroja, ante el abndono de las naves venecianas y pontificias y la pasividad de Doria, presionado por Francia, se dispuso a asediar el lugar tanto por tierra como por mar. Los turcos atacaron con unos 20.000 marinos y, por tierra, unos 30.000 infantes al mando del Ulema de Bosnia. A pesar de la brutal superioridad musulmana y a la falta de suministros, el tercio de Nápoles, comandado por Andrés de Sarmiento, resistió los primeros ataques. Los turcos ofrecieron entonces una rendición honrosa, a lo que Sarmiento contestó que "viniesen cuando quisiesen" (zus güebis tó, ahí). Barbarroja comenzó entonces un bombardeo continuado, que redujo las fortificaciones a escombros, pasando después al asalto: se llegó al cuerpo a cuerpo entre ambos bandos, cayendo Sarmiento y todos sus capitanes. Finalmente, los últimos 200 hombres se rindieron, siendo ejecutados la mayoría allí mismo y el resto vendidos como esclavos.

(X)


(X)

*Sobre este hecho se publicará un relato en em anexo de imágenes y miscelánea.

(X) Imágenes publicadas por cortesía de
Muhteşem Denizcilik Tarihimiz

miércoles, 22 de octubre de 2008

Barbarroja (2ª Parte)

Bandera-Insignia de Hayreddin Barbarroja



~El "Verdadero" Barbarroja~







Ya hemos visto, más o menos, dentro de qué contexto alcanzó Hizir bin Yaqup ser sultán de Argel a la muerte de su hermano Oruç, el primer Barbarroja. A partir de este momento, la carrera del corsario entraría en una espiral de victorias, ascensos y logros en general, que superarían con creces a las de su predecesor, consiguiendo tales notoriedad y fama que , en su época, muy pocos personajes llegaron a tener (si exceptuamos a Suleymán I, al emperador Carlos de Habsburgo y al Papa). Es por ello que se considera a Hizir como el auténtico Barbarroja.
Veamos algo de su vida:
Nació en Midilli (actual Lesbos) en 1475 (aunque otros apuntan 1478, debido al uso de diferentes sistemas cronológicos en los escritos). Su verdadero nombre en turco era Yakupoğlu Hizir, aunque se le han dado otros nombres, resultado de la arabización - الدين خير , Ad-din Jhair - o del añadido de epítetos referentes a su rango: Hizir Reis, Barbaros Hayreddin Paşa o Hızır Hayreddin Paşa. Este nombre musulmán de Jhair ad Din significa literalmente " Bondad de la Religión" y le fue dado honoríficamente por Suleyman I. Curiosamente, aunque el apodo de Barbarroja le viene por la coincidencia fonética ya explicada en la 1ª parte, la barba de Oruç era ligeramente pelirroja y su hermano Hizir se tiñe la suya con henna para tener el tono similar al de su antecesor.

Oruç

HIzir (X)

Su padre era un Tımarlı Sipahi, el equivamente turco a una especie de señor feudal y fue encomendado por Mehemed II para conquistar Lesbos a los genoveses, algo que llevó a cabo y por lo que el sultán le recompensó dándole una villa en la isla. Allí casó con Katerina, una muchacha griega de Mitilene -Μυτιλήνη- de la que tuvo dos hijas y cuatro hijos . Se dedicó al negocio de la alfarería, con el que prosperó y adquirió un barco para comerciar con sus productos. Se sabe que sus hijos comenzaron a navegar en ese momento, ayudándole en la empresa. Al principio, Oruç le ayudó con el barco e Hizir con la alfarería. Otro hermano, Ilyas, acompañaba frecuentemente a Oruç. Con el tiempo ambos hermanos adquirieron su propio barco y comenzaron sus andanzas en el mar, a las que pronto se unió Hizir.

Batalla de Zonchio (1499) (British Museum)(1)

Al principio eran marinos mercantes, pero no tardaron en convertirse en corsarios, en sociedad con el Imperio Otomano, que buscaba contraatacar a los Caballeros de Rodas ( ver 1ª parte). Repartiéndose el trabajo, Oruç e Ilyas operaban en Anatolia, Siria y Egipto, mientras que Hizir lo hacía en el Egeo, teniendo su base en Tesalónika. Ishak, el mayor de los hermanos, permanecía en Mitilene, encargándose de los asuntos financieros.
Muertos sus hermanos en el sitio de Tremecén de 1518, Hizir asume el mando y, ese mismo año, el primer paso que da es la retoma de la ciudad, lo que consigue a finales de Diciembre. Continuó la labor comenzada por su hermano de transportar musulmanes de España al norte de Africa, lo que le valió una gran cantidad de leales adeptos.

Argel (X)

En 1519 derrotó a una flota hispano-italiana que intentaba reconquistar Argel. También en ese año atacó la Provenza, Tolón, y las Islas Hyerès (sur de Francia). En 1521 atacó las Baleares y capturó varias naves españolas que volvían de América camino a Cádiz. Desde este año hasta 1530, se convirtió en una pesadilla para todas las naciones cristianas con orillas al Mediterráneo, siendo especialmente cruentas sus incursiones en Crotone, Mesina, Campania y Toscana en la Península Itálica, así como también las efectuadas en España, especialmente en Andalucía y las Islas Baleares(2). Tampoco los franceses se libraron del azote del pirata, a pesar de sus frecuentes alianzas con los turcos contra España, siendo el ataque a Marsella el más significativo. Carlos I contrata a Andrea Doria en 1531, para reconquistar Jijel y Peñón(3). A pesar de la demostrada capacidad del almirante genovés, Barbarroja lo derrotó.
Ese mismo año entró en batalla con la flota de los Caballeros de San Juan de Malta, derrotándolos en la Isla de Favignana (Islas Egadas, al Oeste de Sicilia) .

(X)
De ahí a Apulia y Calabria, donde efectuó sendos desembarcos. A la vuelta asalta y toma Trípoli, que había sido entregado en 1530 a los Caballeros de S. Juan por Carlos I. En Octubre de 1531, atacó de nuevo las costas españolas. En 1532 y ante el empuje del Imperio Austríaco, que con Andrea Doria había efectuado varias operaciones exitosas en las costas griegas, Suleymán lo reclama a Estambul, desde donde organizaría atques continuos a Sardinia, Bonifacio, Montecristo, Elba y Lampedusa. Cerca de Mesina capturó 18 galeras. Luego fue en busca de la flota de Doria, de la que supo por un prisionero que se dirigía a Preveza (región de Epiro, Grecia). Allí, tras una corta batalla, la puso en fuga y capturó 7 galeras. A su vuelta a Estambul(1533) fue recibido con todos los honores por Suleymán, quién lo nombró Kaptân-1 Derya, equivalente turco de Almirante de la Armada, le dió el título de Baylar Bey del Norte de Africa y el de gobernador de varias sanjak, o provincias, en el Egeo (Rodas, Eubea y Quíos).
El antiguo alfarero, pirata, corsario y capitán, era ahora el máximo jefe de la Armada Otomana, dueña y señora de los mares alrededor del Imperio y un amenazador y potentísimo enemigo para el Occidente cristiano.

(X)

(Continuará)

Notas:

(1) La batalla de Zonchio fue la primera batalla, de la que se tiene constancia, en la que se usaron barcos con cañones. Se libró entre navíos genoveses y turcos, estos útimos al mando del corsario Kemal Reis, tío paterno del famoso cartógrafo Piri Reis, quien le acompañó en sus andanzas.


"Göke", buque insignia de Kemal Reis (X)

(2) Las incursiones y ataques a las costas baleares por parte de los piratas ya eran frecuentes desde antiguo. En la época medieval, la conquista del territorio fue iniciada por Jaime I en 1229, tras cuatro siglos de dominio musulmán. Ibiza y Formentera fueron conquistadas en 1235 y Menorca, ya subordinada en 1232, fue definitivamente absorbida por Alfonso III.

Mallorca

Existe una curiosa historia, "El Tesoro del Temple", registrada en el Archivo del Reino de Mallorca, referente al uso por los piratas de algunas cuevas del litoral de las islas para esconder su botín. Concretamente, en un período en el que los Caballeros del Temple habían decidido ejercer la piratería ,tras la disolución de la orden en 1312, corría la especie de que en la famosa cueva del Drach, los caballeros/piratas habían escondido un fabuloso tesoro. A principios de 1339, el Gobernador de Mallorca consigue un permiso real para disponer de un grupo de soldados, con objeto de adentrase en la cueva para buscar el tesoro, el cual fue encontrado, según consta en un acta firmada por el mismo gobernador, detallando paso por paso los pormenores de dicha expedición. Dicho acta se puede ver en el antes citado Archivo.
Se dice que el nombre de Drach, Dragón, viene probablemente de una leyenda acerca de un tesoro fabuloso custodiado por un dragón.
Sobre si la cueva del Drach fue usada o no en alguna ocasión como cárcel para piratas, no he encontrado constancia histórica. Es más, parece improbable, no sólo por la misma estructura del lugar, sino porque la cueva no fue explorada en profundidad, casi redescubierta, hasta 1896 por E. A. Martel: aunque los habitantes de las islas ya las conocían hace unos 3.000 años, las huellas de haberse adentrado no llegaban a más de 250 metros del exterior.
En el siguiente capítulo veremos cómo Barbaroja perpetró en 1535 un fuerte ataque a las Islas.

(3)
Sobre Andrea Doria se publicará una entrada aparte.


(X)



(X) Imágenes publicadas por cortesía del Muhteşem Denizcilik Tarihimiz

P.S: repito : ¿estáis viendo la que se formó con los piratas?