viernes, 24 de octubre de 2008

Barbarroja (3ª Parte)




~Alarma en la Cristiandad~






Estambul (X)


En 1534 Barbarroja sale de Estambul con 80 galeras, dispuesto a dejar claro quienes eran los que cortaban el bacalao en el Mediterráneo. En abril toma Patrás, Koroni y Lepanto, en manos de los españoles(1). Ese verano, cruza el estrecho de Messina y captura bastantes barcos en la zona de Reggio di Calabria, así como el castillo de San Lucido. Más tarde detruye el puerto de Cetraro y todos los barcos allí amarrados. Ataca Campania, saqueando Capri y Procida, previo bombardeo de casi todos los puertos importantes del Golfo de Nápoles. De ahí pasa al Lazio, arrasando Gaeta, para después desembarcar en Santa Lucía, Sant'Isidoro, Superlonga, Fondi, Tarracina y finalmente Ostia, en el Tíber y muy cerca de Roma: las campanas de todas las iglesias de la Ciudad Santa doblaron dando la alarma (echarían humo, que no es lo mismo ¡ joder con el barbas !). Sin embargo, no entraba en sus planes invadir la ciudad, sólo causar el terror (¡ menos mal, si no a ver qué seríamos nosotros ahora...!), por lo que de nuevo puso rumbo al sur, deteniéndose en Ponza -isla a mitad de camino entre Roma y Nápoles- Sicilia y Cerdeña.


Ruta de Barbarroja en 1534 (X)

Tras esparcir el pánico por esta zona del Mediterráneo, se dirige a Túnez, entonces gobernado por el sultán Muley Hassan, vasallo de Carlos I de España, a quien pone en fuga(2). Entonces, Muley Hassan le pide ayuda al emperador español, quien reúne 300 galeras en una fuerza conjunta hispano-italiana, con unos 24.000 hombres y, en 1535, retoman la ciudad norteafricana, así como también Böne (Annaba, la antigua Hipona de los romanos) y Mahdiya. En realidad, la toma de Túnez por parte de los españoles fue más producto del abandono turco que del esfuerzo de aquellos, pues Barbarroja, al ver que era inútil la resisitencia armada contra tan bien pertrechadas tropas, abandonó la ciudad antes que estas llegasen. Esta campaña se conoce en los anales como Jornada de Túnez.




Su destino sería de nuevo el Mar Tirreno, volviendo a desembarcar en Capri, donde reconstruyó un fuerte que él mismo había casi destruído en un bombardeo anterior, lugar que hoy día es conocido como Castello Barbarosa(3). Entonces volvió a Argel para aprovisionarse y rearmarse y, una vez reparados barcos y repuestas las pérdidas, se dirige a las costas levantinas españolas,y allí realiza varios desembarcos, atacando puntos de las costas catalanas y deteniéndose en las Baleares, donde arrasa los puertos de Mallorca y Menorca y captura varias galeras españolas y genovesas, liberando a sus remeros musulmanes(4).Los españoles intentan entonces la reconquista de Tremecén, pero son repelidos por el almirante turco.
Al año siguiente, 1536, Suleyman I llama a Barbarroja para que vuelva a Estambul y prepare un ataque contra el Reino de Nápoles, territorio de los Habsburgo. Asi lo hace y en 1537, las proas de la Flota Otomana al mando del temible Kaptân-1, asoman a las costas del sur de la Apulia (la punta del tacón de la "bota"de Italia). El primer sitio en sufrir la destrucción y el saqueo es Otranto, que cae en manos turcas y es arrasado. Los turcos toma
n también la ciudad de Ugento y la fortaleza de Castro (5).

Nápoles (X)

En agosto de ese año de 1537, a su flota se une la de Lüfti Paça, un vicealmirante, y entre ambas forman una gran armada que ataca y conquista las posesiones de la República de Venecia en el Egeo y el Jónico: Syros, Aegina, Ios, Paros, Tinos, Karpathos, Kasos y Naxos. Acto seguido ,se dirige a Corfú y lo conquista a los venecianos, haciendo después una nueva incursión en Calabria. Todas estas pérdidas empujan a Venecia a pedir ayuda al Papa Pablo III (6), convenciéndole de la necesidad de formar una "Liga Santa" contra el Imperio Otomano. El Papa reúne bajo la bandera de la fe cristiana a los Estados Pontificios, España, Sacro Imperio Romano-Germánico, República de Venecia y a los Caballeros de San Juan de Malta(7). Se reúne una gran flota, al mando de Andrea Doria, que sale al encuentro de la Armada turca: fracaso. Tras cercar a Barbarroja en el Golfo de Artá (Grecia), este consigue escapar, perdiendo los cristianos una oportunidad de oro para haberlo apresado, debido a las desavenencias entre italianos y españoles, pues aquellos alegaban aportar más barcos, aunque España aportaba más hombres. Barbarroja vence a la Liga Santa en la batalla de Preveza (septiembre de 1538) dando un golpe letal a los intereses venecianos y, por ende, a los del resto de países coaligados.

Batalla de Preveza- "Andrea Doria se rinde a Barbarroja" (Museo de la Armada Turca, Estambul)

Al verano siguiente conquista las últimas posesiones venecianas en el Egeo, varias islas de las Cícladas y Espóridas, entre ellas Esciros, sede del monte Olimpo. Reconquistó Castelnuovo (8), el castillo de Risan y Cattaro, todas ellas venecianas también, aparte de la fortaleza española de Sta. Veneranda, muy cerca de Pésaro. Todas las avanzadillas cristianas del Jónico y el Egeo fueron conquistadas. Finalmente, Venecia, impotente ante la superioridad de los turcos, firma un tratado de paz con Suleymán I en 1540, por el que se ve obligada a pagar 300.000 ducados de oro, amén de reconocer la propiedad de la Sublime Puerta sobre los territorrios conquistados.
El dominio turco en el Mediterráneo se prolongaría por más de 30 años, hasta la Batalla de Lepanto.
Mientras tanto, el Emperador Carlos de Habsburgo, hastiado también de tantas empresas frustrantes contra el turco, tramaba un golpe de efecto...



(X)
(continuará)

Notas:


(1) Estas poblaciones, hoy día territorio griego, habían sido territorios bizantinos y, a la caída del Imperio Romano de Oriente, corrieron diferente suerte. Patrás era una posesión de los Caballeros de Rodas desde 1387, pero en el siglo XV fue objeto de disputas entre éstos, Bizancio, Génova, España y los turcos, amén de otros intereses locales y vecinos de menor entidad y adscritos como aliados de alguno de los mencionados bandos en liza.Venecia , aliada de España, pasó a ocuparla y más tarde ésta la ocupó para fortalecer el paso del estrecho de Messina, teniendo Lepanto en la otra orilla.

Lepanto-Neupacto (X)

Neupacto ( Lepanto) pasó a manos de los venecianos en 1407, quienes la fortificaron. En 1477 llegó a resistir un asedio de cuatro meses por parte de los turcos, pero finalmente cayó en poder de Bayaceto II en 1499. Tras un corto período de dominio español, volvió a pasar a los turcos. En 1571 sería escenario de la famosa batalla, de la que hablaremos más adelante.
Koroni, situada en el extremo ocidental del Golfo de Kalamata, tambien fue una fortaleza veneciana, que debido a las alianzas, poseía una importante guarnición española.

Vista aérea de Koroni: en primer plano la zona donde se encontraba la antigua fortificación.

(2) Mulay Hassan había sucedido a Mulay Muhammad como Bey de Túnez. Éste había dado permiso a Barbarroja en 1510, para que hiciera base en la ciudad. Desde allí ya vimos cómo el corsario se adueñó de gran parte del norte de África y atacó numerosos barcos cristianos, vendiendo a sus tripulantes como esclavos o haciéndolos prisioneros para cobrar rescates. Barbarroja se autoproclamó Bey, pero poco después abandonó el lugar, con lo que los españoles restauraron el trono a Hassan, quien se convirtió en su vasallo y aceptó muchas de sus leyes.

(3) El lugar conserva hasta hoy día el mismo nombre.

Castello Barbarosa, Capri.

(4) En una próxima entrada hablaremos del sistema de torres de vigilancia que Felipe II mandó construir a partir de 1583. El motivo y origen de estas construciones hay que buscarlo en estos ataques que las costas españolas habían sufrido durante la época que ahora nos ocupa. Ya en 1527 los piratas habían atacado Badalona, capturando 27 prisioneros. Mahón es arrasada en 1535 *A partir de 1540 los ataques se harían más frecuentes y profundos, con desembarcos y saqueos de poblaciones costeras, más que el típico bombardeo de fortificaciones y bastiones. Muchos pueblos del litoral quedaban abandonados y sus habitantes buscaban una nueva residencia en las alturas, retiradas de la costa. La expresión de ¡moros en la costa! para indicar peligro, proviene de esta época. Barbarroja volvería más tarde y con más ferocidad a las costas levantinas, algo que veremos en el siguiente capítulo. En cuanto a las Baleares, por su posición, siempre fueron objeto de deseo por todas las naciones que accedieron al Mediterráneo. Tanto Carlos I como Felipe II habían estado más preocupados de la Armada turca y de las constantes alianzas de Suleymán con Francia, que de una posible invasión desde el norte de África por parte de los antes vasallos de la Sublime Puerta y ahora aliados berberiscos. Las Islas se fortificaron, pero aún así ofrecían muchos puntos vulnerables. Ya hablamos de las cuevas como refugios de piratas y lugar de escondite para sus botines, aunque ninguna noticia he podido recabar acerca de si cuevas como las de Artá se usaron alguna vez para encarcelar a esos mismos piratas por parte de las autoridades de las islas. De todas formas, eso cuenta el guía de estas cuevas cuando las muestra.

Cala en Menorca (X)

(5) Otranto se encuentra sobre el canal de su mismo nombre, muy cerca de Punta Palascia, el punto más oriental de la Península Itálica, a unos 72 kilómetros de la costa de Albania, frente a Vlöre, en una encrucijada que sirve de marca divisoria entre los mares Jónico y Adriático. Formó parte del Reino Normando de Italia y de allí partieron los 12.000 soldados de la Primera Cruzada. En 1282 pasó a la Corona de Aragón, con Pedro III. Durante el dominio aragonés se convirtió en un importante puerto de amarre para la flota aragonesa, que vigilaba las rutas comerciales entre Italia, con Sicilia y Cerdeña, y España, sobre todo con los puertos de Barcelona, Tarragona y Valencia. En 1480 fue atacada por los turcos, que según todos los indicios se dirigían a Brindisi, pero al ver lo débil de sus defensas, optaron por atacarla. El ataque era una represalia tomada contra Fernando I de Nápoles por ayudar a los Caballeros de Rodas, que resistían a los turcos en dicha isla. La guarnición, en franca inferioridad, optó por refugiarse en el castillo de la ciudad, pero éste cayó pocos días después. Se redujo a las mujeres y niños a la esclavitud y se obligó a los hombres supervivientes, unos 800, a renegar del critianismo, lo cual rehusaron hacer, por lo que fueron ejecutados cruelmente.

Turcos lanzando proyectiles humanos (X)

Especialmente brutal fue la ejecución del obispo, Stefano Pendinelli, que fue despedazado. Todos fueron beatificados en 1771 por Clemente XIV.
En 1484 fue ocupado por Venecia para ser más tarde Francia quien la obtuvo hasta que quedó incorporada a los dominios españoles en Nápoles.
En 1535 y en 1537 fue atacada de nuevo por los turcos, que antes habían destruído el cercano monasterio de San Nicola di Casole, que poseía una de las bibliotecas más completas de la Cristiandad y un taller para la copia de manuscritos.


Otranto en la actualidad


(6) Este Papa tuvo un gran protagonismo en su época. Aparte de formar la Liga Santa, convocó el Concilio de Trento, para frenar la Reforma. Creó el Santo Oficio en 1542 y con él, el primer Tribunal de la Inquisición. Aprobó la fundación de la Compañía de Jesús, de los Capuchinos y de las Ursulinas entre otras órdenes. También puso en marcha la creación del primer Índice de libros prohibidos por la Iglesia, publicado en 1559, y fue durante su pontificado cuando Enrique VIII decidió separar la Iglesia de Inglaterra de la Romana.La Legión Española, cuerpo de élite del actual Ejército Español, tiene una unidad de operaciones especiales en la localidad malagueña de Ronda que lleva el nombre de Alejandro Farnesio en honor al tercer Duque de Parma, quien luchó en Lepanto en 1571, biznieto de este Papa.

Insignia del Tercio Alejandro Farnesio

(7) Otra Liga Santa se había unido antriormente, en 1511, y había aliado a los Estados Pontificios, España, Inglaterra, Suiza y Venecia contra Francia. La que se formó para esta ocasión de 1538, quedó disuelta tras la derrota de Preveza y las discordias entre venecianos y españoles. Volvió a formarse otra en 1571, esta vez entre El Vaticano, España, Venecia y Génova contra los turcos, que conseguiría la victoria en Lepanto.


(X)

(8) Castelnuovo, en la costa Dálmata, hoy Херцег Нови - Herceg Novi (Montenegro). Esta ciudad había sido tomada por los tercios españoles en el período en que duró la Liga Santa, de 1538 a 1539. A pesar de las discordias, tomaron por tierra la estratégica posición, apoyados por tropas venecianas. Incluso Fernando de Austria se permitió el lujo de negarse a pagar el tributo que pagaba a los turcos, acordado tras el asedio de Viena por Suleyman I en 1529 y la posterior invasión turca de los territorios austriacos (Hungría, Serbia...) en 1532.

Batalla de Viena-1529

Los venecianos entonces pidieron la cesión de la plaza a Carlos I quien, por razones que los historiadores no acaban de explicarse, se negó a ello. Esta negativa provocó la disolución de la Liga Santa, quedando los tercios españoles solos ante el turco. Entonces Barbarroja, ante el abndono de las naves venecianas y pontificias y la pasividad de Doria, presionado por Francia, se dispuso a asediar el lugar tanto por tierra como por mar. Los turcos atacaron con unos 20.000 marinos y, por tierra, unos 30.000 infantes al mando del Ulema de Bosnia. A pesar de la brutal superioridad musulmana y a la falta de suministros, el tercio de Nápoles, comandado por Andrés de Sarmiento, resistió los primeros ataques. Los turcos ofrecieron entonces una rendición honrosa, a lo que Sarmiento contestó que "viniesen cuando quisiesen" (zus güebis tó, ahí). Barbarroja comenzó entonces un bombardeo continuado, que redujo las fortificaciones a escombros, pasando después al asalto: se llegó al cuerpo a cuerpo entre ambos bandos, cayendo Sarmiento y todos sus capitanes. Finalmente, los últimos 200 hombres se rindieron, siendo ejecutados la mayoría allí mismo y el resto vendidos como esclavos.

(X)


(X)

*Sobre este hecho se publicará un relato en em anexo de imágenes y miscelánea.

(X) Imágenes publicadas por cortesía de
Muhteşem Denizcilik Tarihimiz

3 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

¡Vaya con los pelirrojos! No me extrañaría que la famita de carácter fuerte viniera de esta perlita del Mediterráneo.
En mi familia hay una rama de “zanahorias” también :-)

PD: siempre me he preguntado por qué las coronas de laureles son la mitad de roble, como la que aparece aquí en el primer grabado.

Tomás Ingelmo dijo...

Estuve investigando sobre las hojas de roble y puede ser un símbolo del poder militar.Al desconocer la fecha del grabado ( puede ser una edición alegórica del pirata, más tardia, quizás de finales del XIX, cunado el Imperio Otomano existía aún. En el ejército alemán y tb en el americano, aparecen en las insignias de algunos cuerpos.

JL Martínez Hens dijo...

Tomo nota. Magnífico blog.